Actualidad

Loading...

miércoles, 23 de marzo de 2011

LAS CONSECUENCIAS DE LA GUERRA DE LIBIA

Cuando todavía estamos sumergidos en plena crisis económica, sin pensarselo dos veces, mister Zp va y nos mete en la guerra de Libia. Jugando a ser superpotencia como en su dia Aznar con Irak, Zp hace lo propio con Gadafi sin pensar en las consecuencias que puede traernos esta guerra. EEUU escarmentados de Irak y hasta los cojones de Afganistán, quieren pasar por este nuevo conflicto que ni les va ni les viene de refilón y también para no seguir encabronando más a los países arabes. Además han señalado que Gadafi no es objetivo militar, mismamente porque les conviene lo malo conocido que la incertidumbre de lo que pueda venir.
Nunca una respuesta militar había sido tan tardía y tan chapucera. No hay un mando claro, EEUU quiere pasarle el control a la OTAN y desligarse, Francia va por libre y hace lo que quiere, Reino Unido idem, Italia amenaza con no dejar sus bases del sur sino es para la Alianza Atlántica, Noruega que en un principio participaba del despliegue ahora se ha retirado, Alemania no quiere saber nada y nosotros haciendo el bobo con 4 aviones, una fragata y un submarino diesel. Ninguno quiere asumir el liderazgo de la guerra, mas que nada,  porque se sospecha que esta va para largo y nadie quiere estar en Libia eternamente. Todas las guerras son tontas pero esta se lleva la palma en todo.
El plazo que se han marcado los líderes políticos de la chapucera-coalición es aproximadamente de 3 meses. Y Zp sabía aquí lo que decía cuando lo informaba ayer en el congreso, porque este es el tiempo que se estima necesario para organizar un ejército paralelo en Libia para culminar con eficacia y rapidez la toma de  objetivos, que todavía a estas alturas muy definidos no están. Y una guerra sin objetivos claros  muy largo no se llega, vaya quien vaya. Porque si Gadafi no es objetivo militar como parece, yo no se que coño pintan allí las tropas. A mi que me lo expliquen. Todavía creerán que se largará de rositas como Mubarak o el de Tunez.

El coste de la participación española en la operación, según el gobierno, asciende a 15 millones de euros y se podría elevar a 25 si el embargo marítimo se prolonga tres meses, que todo parece indicar que va a ser así. Y a nosotros como saben ustedes nos sobra el dinero, por eso nos suben los impuestos y nos congelan los sueldos.
Pero volviendo al tema, este es un conflicto mediterraneo y a nosotros nos puede perjudicar bastante. ¿Cuáles serían las consecuencias sobre estos países ribereños? Del análisis de los condicionantes políticos y de los intereses económicos en el norte de África es fácilmente deducible que los efectos perniciosos de una inestabilidad en la región están concentrados en dos grandes amenazas: el corte de los suministros energéticos y una nueva y masiva oleada de pateras con inmigrantes escapando hacia Europa, totalmente  insoportable, a todas luces, en una situación como la nuestra.
No se puede olvidar que España, pero también Italia y Francia, tienen una fuerte dependencia del petróleo y el gas natural que les llega del norte de África, algo que no ocurre en Alemania, por ejemplo, cuyas conexiones energéticas proceden mayoritariamente de Rusia y las repúblicas ex soviéticas. Estos cortes de suministro si se producen, van a suponer un estrangulamiento de la economías del sur de Europa. Y nosotros estamos todavía hundidos en la miseria gracias a ZP.
¿Y que pasa con el petróleo? Si esta guerra se prolonga y todo parece indicar que va a ser así, el precio de los combustibles seguirá subiendo y por tanto ahogándonos a todos un poco mas en la mierda. Los expertos creen que la llegada al poder en los países de Oriente Medio de nuevos regímenes y gobiernos aumentaría dramáticamente los riesgos del mercado del petroleo. Un  nuevo poder en los países árabes de la OPEP podría, por ejemplo, empezar a cortar los suministros de crudo para incrementar los precios del combustible y eso generaría un caos económico catastrófico, sobre todo para nosotros, pobres diablos palurdos  y nos va a llevar a una segunda recesión mundial cuando todavía no hemos salido de la anterior. Quiera Dios que me equivoque.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar